Publicado: 08/08/2019
Chofer furioso dinamitó casa de inspector de transporte
En venganza porque inspector de transporte envió su carro al depósito. Explosión puso en riesgo vida de niñitos.
Compartir Compartir
Así terminó la puerta de la vivienda.

@WebSatélite


La violencia crece de manera incontrolable en Trujillo. Y viene de todos lados. Si bien los principales afectados son comerciantes o empresarios, lo cierto es que nadie se salva, ni siquiera las personas encargadas de fiscalizar el transporte en la ciudad. Una de ellas, de nombre Oscar Munsibay Romero, vivió una pesadilla ayer y solo por cumplir con su trabajo: unos criminales dinamitaron en venganza su vivienda, situada en la manzana 5 del asentamiento humano Fraternidad, en La Esperanza. 


En entrevista con SATÉLITE, Munsibay, quien se desempeña como inspector de la Subgerencia de Fiscalización y Transportes de la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT), relató que el lunes, al llegar a casa, vio que un extraño lo observaba como si estudiara sus movimientos. Estaba a unos 30 metros de distancia, vestía de negro y llevaba puesta una gorra.


“Eran las nueve y treinta de la noche y, debido a que no hay mucha luz en la calle, no alcancé a reconocerlo —agrega—. Pero no dejaba de mirarme. Parecía que trataba de infundirme miedo. Mi limité a cerrar bien la puerta de mi casa”. 


EN LA MADRUGADA


Horas después, aproximadamente a la dos y treinta de la madrugada, un ruido ensordecedor despertó a Munsibay y toda su familia. De inmediato el funcionario se puso de pie y, tras verificar, cayó en la cuenta de que había sido víctima de un atentado con bomba.


“La sala estaba llena de humo —recuerda—. La luna de la puerta había volado en pedazos y los restos estaban sobre el piso. Hubo también otros daños. Además, encontré una carta con amenazas. Al parecer el autor es una persona a la que intervine por manejar en falta y cuyo carro envié al depósito”.


A la letra, el escrito dice: “Esto va para todos los que se creen valientes llevándose los carros. Este es nuestro primer y último aviso (...) Si siguen con su valentía (…), les vamos a meter una ráfaga de balas (…). También esto va para los más fuertes. Nadie se salvará. Ya están advertidos. Ni la policía podrá salvarlos. Va a correr bala y mucha sangre”.


SIEMPRE LOS AMENAZAN


Enterados del atentado, tres fiscalizadores más llegaron a la vivienda de Munsibay para solidarizarse con él. Estos comentaron que en más de una ocasión han recibido amenazas de furiosos choferes que no aceptan una sanción, a pesar de que se saben en falta.


“Nos dicen frase como: ‘Todo da vuelta en esta vida, ya te fregaste, tu familia lo va a pagar, vas a morir y no sabes con quién te metes’”, comentó uno de los denunciantes. 


Sin embargo, a pesar del riesgo, los inspectores han dejado en claro seguirán trabajando y castigando a todas las personas que cometan infracciones a la hora de conducir.


“Siempre mandamos al depósito las unidades que, sin tener licencia, son usadas para el servicio de taxi y colectivo. Son los conductores de estos vehículos los que nos amenazan porque no les gusta las sanciones que imponemos. Pero no les tenemos miedo. Seguiremos realizando nuestro trabajo sin vacilación”, expresó Carlos Alberto Torres Navarro, subgerente de fiscalización de la MPT, quien se apersonó a la vivienda de Munsibay para expresarle su total respaldo.



Banner Publicitario Banner Publicitario