Publicado: 17/05/2018
Contrato de tercera etapa de Chavimochic estuvo lleno de vicios
El gobernador regional Luis Valdez enfatizó ante comisión Lava Jato sobre el contrato para la ejecución del PECH.
Compartir Compartir
Luis Valdez intervino con cierta solvencia para deslindar responsabilidades.

@WebSatélite


LA LIBERTAD. “Estuvo lleno de vicios, pero con mucha garantía y seguridad para el concesionario”. Así de directo se manifestó el gobernador regional, Luis Valdez Farías, al referirse el contrato para la ejecución de la tercera etapa del Proyecto Especial Chavimochic.


Esto durante su presentación ante la comisión Lava Jato del Congreso de la República.


Descartó, tajante, asimismo, haber suscrito una segunda adenda.


Valdez Farías, quien intervino después de César Acuña Peralta, explicó que una de las condiciones del contrato era que el Estado Peruano entregue el control total del proyecto de irrigación, en el cual el Gobierno había invertido casi dos mil millones de dólares.


Manifestó que, a través del Proyecto Especial Chavimochic, pidió al Ministerio de Economía y Finanzas la transferencia de recursos para la expropiación de las tierras, que nunca fueron diseñadas.


Subrayó que los errores y omisiones eran para favorecer a la concesionaria, por lo que el contrato en cualquier momento podría caducar, generar penalidades o abandono de la obra.


Informó además que, mediante la Ley 30458, el Gobierno aprobó el financiamiento para la expropiación de las tierras identificadas del proyecto. En efecto, la partida fue transferida en dos partes, una en el 2016 con 50 millones de soles y otra de 50 millones de soles para el 2017, apuntó.


Declaró que el consorcio Odebrecht-Graña y Montero, no solamente iba a administrar la tercera tapa de Chavimochic, sino que también la segunda y tercera etapas del proyecto, con un valor de mil 700 millones de nuevos soles.


Luis Valdez se refirió, más adelante, a la Unidad Técnica Funcional, que fue creada durante la gestión del expresidente regional, José Murgia Zannier, la misma que fue desactivada en la actual gestión.


“Para nadie es un secreto que la empresa brasileña Odebrecht era corrupta, que ha perjudicado al país con sobornos a fin de ejecutar obras públicas; por eso, estoy totalmente de acuerdo que se investigue a fondo estos presuntos casos de corrupción”, remarcó finalmete.


EL DATO 


El Consorcio Río Santa estuvo integrado por la empresa brasileña Odebrecht y la empresa peruana Graña y Montero, envuelto en delicados casos de corrupción, que son materia de investigación, no solo a nivel de Congreso, sino a través del Ministerio Público y Poder Judicial.

Banner Publicitario Banner Publicitario