Publicado: 22/09/2019
La Jauría desata infierno a una cuadra del centro de Trujillo
Criminales atacaron a balazos constructora y dejaron malherido a joven ingeniero
Compartir Compartir
El ingeniero recibió un disparo.

@WebSatélite


Una cruel banda de extorsionadores (que según fuentes de la policía es la de ‘La Jauría’) ha fijado la mira en la constructora que ejecuta una obra de asfaltado en Huerta Grande, y para presionar a los responsables, los cabecillas ordenaron que las oficinas administrativas (situadas a solo una cuadra del Centro Histórico) sean atacadas a balazos. Como resultado, un ingeniero de 24 años resultó gravemente herido.


El atentado ocurrió exactamente en la cuadra 1 del jirón Comercio. Los criminales abrieron fuego sobre la sede de la empresa (de nombre ‘Covida’) alrededor de las cinco y diez de la tarde. Por desgracia, uno de los proyectiles atravesó la puerta y le cayó en la pierna derecha al ingeniero J. S. V. R. Tras presionar el gatillo, los malditos escaparon a toda velocidad.


Y el agraviado fue llevado por sus compañeros a la clínica San Pablo, en donde la médica Nancy Vásquez le brindó la atención que requería. La fiscal Mercedes Torres Carnero, de la Primera Fiscalía Provincial Penal de Trujillo, dispuso el inicio de la investigación, que corre a cargo de los agentes de la sección de Secuestros y Extorsiones de San Andrés. 


BAJO AMENAZA


La policía interrogó posteriormente al encargado de la obra, un ingeniero civil de 46 años. Este explicó que cuando se produjo el atentado, se encontraba a dos cuadras de distancia, supervisando los trabajos.


De inmediato se dirigió a las oficinas y en el piso encontró a su compañero, sangrando profusamente. Asimismo, comentó que desde hace aproximadamente una semana es víctima de extorsión. Unos criminales lo llaman y le envían mensajes de texto exigiéndole el desembolso de una fuerte cantidad de dinero.


Si bien el caso se encuentra aún en plena investigación, ha trascendido que la organización que está detrás es la de ‘La Jauría’, cuyos jefes, a pesar de que se encuentran presos, siguen sembrando el miedo en toda la ciudad. 

Banner Publicitario Banner Publicitario