Publicado: 11/03/2018
Paiján: policía integraba peligrosa banda de ‘marcas’ | VIDEO
Lo capturaron luego de robo de S/ 40 mil a empresario. Malhechores pertenecerían a la banda Los Injertos de San Nicolás.
Compartir Compartir
Laboraría en la comisaría de Lucma.

@WebSatélite


En lugar de luchar contra el hampa, un agente policial sería parte de una banda dedicada al asalto y robo a mano armada, en la modalidad de 'marcaje', denominada 'Los Injertos de San Nicolás'.


Justamente, fue sorprendido en pleno atraco a un empresario, a quien le arrebataron 40 mil soles y, aunque trató de escapar por unos cañaverales, junto a dos cómplices, fue atrapado e identificado plenamente por la víctima.


Este mal policía se llama Martín Armas Coz, suboficial de segunda, y laboraría en la comisaría de Lucma, provincia de Gran Chimú.

 

Asalto y captura


Transcurrían las 11:30 de la noche del último viernes cuando el empresario de iniciales H.D.A.O.C, manejaba el vehículo de placa T3L-018, a la altura del kilómetro 619 de la carretera Panamericana Norte, sector 'Mariposa Leyva', en Paiján.


De pronto, dos vehículos le cerraron el paso, y bajaron raudos los asaltantes para encañonarlo y quitarle un bolso con el dinero.


Pero a poca distancia patrullaban unos efectivos de la Policía de Carreteras Paiján, quienes se apresuraron a constatar lo que sucedía al escuchar disparos. Los hampones, al notar la presencia policial, regresaron a sus vehículos y huyeron.


Se inició así una persecución por varios kilómetros hasta que por el 622 de la mencionada vía, la Policía logró interceptar uno de los autos, de placa AZK-662, marca Victory, de propiedad de DIM autos Perú SAC. De esta unidad bajaron cuatro sujetos que emprendieron a la fuga por unos sembríos de caña.


Finalmente, uno logró escapar, pero detuvieron al efectivo policial, así como a Miguel Fernando Vargas Acuña, de 34 años, y Jhon Carlos Gastelo Ihue, de 29. Al poco tiempo, apareció la víctima, quien reconoció a los detenidos como los que participaron en el atraco que sufrió.


En el vehículo se incautó un arma hechiza con dos balas, calibre 9 milímetros sin percutar. El dinero lo habrían llevado los que escaparon en el otro vehículo, de color negro. La Policía realizó un operativo por la zona para atrapar al resto de la banda, pero no pudieron dar con su paradero.


El policía no quiso brindar su identidad, pero fue descubierto y no le quedó otra opción que confesar que era un suboficial que trabajaba en la comisaría de Lucma y que estaba de franco.



Banner Publicitario Banner Publicitario